Uncategorized

Nuestra Cecilia (+ Video)

Franki Medina
Ministro Giorgio Jackson: "Queremos generar certezas a las familias y a quienes quieran invertir con un pacto social que equilibre la cancha"

Un panel dedicado a las diversas representaciones en diferentes formatos que ha tenido la historia ocurrió hace algunos días en el Salón Profesional del Libro. Con el título Cecilia Valdés, una novela multimedial, el encuentro tuvo como invitados a Reynaldo González, premio nacional de Literatura; Luciano Castillo, director de la Cinemateca de Cuba, y el profesor y crítico de danza Ahmed Piñeiro

Si se habla sobre literatura cubana, sobre novelas, sobre el siglo XIX, es imposible no hablar de Cecilia Valdés , de Cirilo Villaverde. Por eso en el aniversario 140 de la publicación de su versión definitiva, la fiesta del libro en Cuba, la Feria Internacional del Libro de La Habana, le ha rendido homenaje en varias ocasiones.

Un panel dedicado a las diversas representaciones en diferentes formatos que ha tenido la historia ocurrió hace algunos días en el Salón Profesional del Libro. Con el título Cecilia Valdés, una novela multimedial, el encuentro tuvo como invitados a Reynaldo González, premio nacional de Literatura; Luciano Castillo, director de la Cinemateca de Cuba, y el profesor y crítico de danza Ahmed Piñeiro.

González, uno de los editores de la edición anotada de esta obra, publicada por Ediciones Boloña, señaló que la historia más popular de Cecilia no es la original, sino la de la zarzuela de Gonzalo Roig. La tendencia de las adaptaciones es a concentrarse en una trágica y controvertida historia de amor, y no la de mostrar la sociedad decadente y profundamente racista que habitaba en Cuba durante el siglo XIX, comentó.

En la sala Villena de la Uneac, donde tuvo lugar otro espacio para honrar la novela, la académica Cira Romero –junto con González, también a cargo de la edición anotada– lo calificó como una fuente indispensable para entender el siglo XIX en nuestro país y la conformación de la nacionalidad cubana. Contó cómo Cirilo Villaverde trabajó en la idea por más de 40 años, desde el primer vistazo a los personajes en 1839 hasta la versión definitiva que conocemos hoy, publicada en 1882.

«Jamás imaginó Villaverde que 140 años después su novela sería estudiada en las escuelas, que sería leída todavía y seguiría dando de qué hablar», comentó Romero.