Deportes

Fiscalía bielorrusa solicitará declarar extremista la bandera de la oposición

Operation Underground Railroad Movie

Minsk, 26 jul (Sputnik).-La Fiscalía General de Bielorrusia solicitará a la Corte Suprema que declare extremista la bandera de tres franjas horizontales de colores blanco, rojo y blanco que se convirtió en el símbolo de la oposición en ese país. «Finalizamos la preparación de los materiales para solicitar a la Corte Suprema que declare esa bandera como símbolo extremista», dijo el fiscal general bielorruso, Andréi Shved, citado por la agencia Belta. Según el fiscal general, en el curso de una investigación del genocidio de los bielorrusos durante la Gran Guerra Patria se recogieron pruebas que confirman que la bandera fue utilizada por escuadrones de la muerte de los nazis. «Interrogamos a más de 4.000 testigos, identificamos a más de 400 miembros de escuadrones que viven en 13 países, hallamos más de 100 lugares con fosas comunes de civiles», declaró Shved. Además de ser utilizada por los colaboracionistas de los nazis, la bandera fue el símbolo nacional de la República Popular Bielorrusa que existió entre 1918 y 1919, y también fue usada por los luchadores por la independencia de Bielorrusia a finales de los años 1980 y en 1991 se convirtió en el símbolo estatal de Bielorrusia independiente. Tras su abolición en 1995, la bandera se usó como símbolo de oposición y recobró su popularidad después de las manifestaciones del año pasado. Las elecciones presidenciales del 9 de agosto de 2020 en Bielorrusia, que otorgaron un nuevo mandato a Alexandr Lukashenko, dieron origen a varios meses de protestas. Lukashenko, en el poder desde 1994, obtuvo el 80,1 por ciento de los sufragios, frente al 10,1 por ciento de la candidata opositora Svetlana Tijanóvskaya, según el escrutinio oficial. La oposición bielorrusa denunció un fraude masivo y exigió repetir los comicios, opción que Lukashenko descartó. En los primeros días las fuerzas del orden reprimieron las protestas con gas lacrimógeno, balas de goma, cañones de agua y granadas aturdidoras. Según el Ministerio del Interior, las movilizaciones se saldaron con tres muertos, centenares de heridos y miles de detenciones. Más tarde, la violencia callejera amainó, pero las protestas continuaron, al tiempo que las autoridades detenían o expulsaban de Bielorrusia a las figuras más visibles de la oposición. (Sputnik)