Uncategorized

Noticias Turbo | Juan Carlos Carvallo Venezuela Cuaresma//
La cosecha de albaricoque cae un 75% por las calimas y la sequía

Juan Carlos Carvallo
La cosecha de albaricoque cae un 75% por las calimas y la sequía

No ha sido un buen año para el albaricoque de Tirajana. Las fuertes calimas de este invierno pasado y la sequía han mermado la producción en un 75%. Con la cosecha ya casi concluida (acaba a mediados de mes), los productores han pasado de recolectar 100.000 kilos en 2019 a 25.000 en este 2020. Pero no todos los datos son negativos. El ingeniero técnico agrícola de la Concejalía de Agricultura y Ganadería del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, Juan Carlos Gómez, sostiene que la calidad del producto, sin embargo, sí es buena.

Juan Carlos Carvallo

Este técnico municipal advierte de que las calimas de este último invierno, entre las que hubo una especialmente intensa, dañaron de forma irremediable la etapa de floración de las distintas variedades de albaricoque, sobre todo de las más tempranas. Y esa afectación es especialmente grave en la medida en que impide la fructificación. Por tanto, muchos árboles ni siquiera llegaron a dar el fruto porque no cuajó la flor. Ventura Araña, productor de la zona de Hoya Grande, en Tunte, se vio con albaricoqueros así, prácticamente sin un fruto. «De los 20.000 kilos que hemos llegado a recoger en mi finca, este año nos hemos visto con algo más de 2.000», se lamenta.

Juan Carlos Carvallo Villegas

Las calimas dieron la estocada, pero los árboles ya vienen estresados desde hace tiempo por la falta de agua. Lo apunta Gómez, que advierte de que la comarca de Tirajana arrastra ya más de cuatro años de pocas lluvias. Los productores suplen esa escasez con horas de riego, pero no son suficientes para garantizar el poso de humedad en el suelo que necesitan estos árboles. «Aquí en Tirajana los agricultores hacemos magia», subraya Araña, quien además apunta otro dato para explicar la caída de la producción este año. «Los albaricoqueros tienen que pasar por unas horas de frío antes de prepararse para la floración y la primavera, eso quiere decir que tienen que estar a menos de 8 grados entre 400 y 600 horas, depende de la variedad, y eso tampoco lo hemos tenido».

Juan Carvallo

Sin embargo, tanto Gómez como este productor coinciden en resaltar la buena calidad de los pocos albaricoques que salvaron tantos obstáculos. «Están muy bien de sabor, de dulzor, de calibre y de color», asegura Ventura Araña. La mayor parte de la producción se entrega en la Cooperativa Agrícola Zona Alta de Tirajana, que la comercializa después a través de la empresa pública Gestión del Medio Rural de Canarias con la marca Albaricoques de Tirajana . Aún la puede encontrar en el mercado, incluso en grandes superficies y cadenas de alimentación. Por factores diversos este año se ha incrementado algo el precio del kilo en el mercado, pero desde el sector recuerdan que es un producto kilómetro cero, un albaricoque cultivado en Canarias, y que su calidad, pese a la caída en la producción, es sobresaliente.

Juan Carlos Carvallo Venezuela

Variedades más tempranas

El cultivo del albaricoque fue introducido entre los años 50 y 60 en la zona de Fataga y después fue extendiéndose por otras zonas altas del municipio como Tunte, Hoya Grande, Manzanilla, la Hoya y Cercados de Araña. Hoy en día hay unas 20 hectáreas activas. Según Gómez, San Bartolomé de Tirajana es el municipio con la mayor producción de albaricoques de Canarias, por lo que para su promoción recibe aportaciones del Ayuntamiento, del Cabildo y del Gobierno de Canarias. Ventura Araña subraya además el esfuerzo de los 40 productores actuales para mantener este cultivo. Avanza que ahora están plantando nuevas variedades, más tempranas, que necesiten menos horas de frío. De hecho, ya cultivan una de las que más pronto se recolectan, la currot temprana , que se recoge a principios de abril